Las técnicas de reproducción asistida y su uso en gestación subrogada

Por (embrióloga) y (embrióloga).
Actualizado el 09/06/2022

La gestación subrogada, conocida también como maternidad subrogada o subrogación uterina, es un procedimiento de reproducción asistida, ya que para llevarlo a cabo es necesario realizar una técnica de inseminación artificial (IA) o de fecundación in vitro (FIV).

Además, en gestación subrogada también pueden aplicarse otros procesos reproductivos como la donación de gametos (óvulos y semen) o el diagnóstico genético preimplantacional (DGP).

A continuación tienes un índice con los 7 puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué tratamientos de reproducción asistida existen?

Las principales técnicas de reproducción asistida, es decir, aquellas que permiten tener hijos a las personas con problemas reproductivos o sin pareja, son la inseminación artificial (IA) y la fecundación in vitro (FIV), ya sea convencional o mediante la microinyección de espermatozoides (ICSI).

A continuación, se resume cada una de ellas.

Inseminación artificial

La IA es una técnica sencilla que consiste simplemente en depositar la muestra de semen en la cavidad uterina de la mujer a fin de que los espermatozoides sean capaces de ascender hasta las trompas de Falopio y fecundar el óvulo para dar lugar al embrión. Posteriormente, éste deberá llegar hasta el útero e implantar, lo cual marca el inicio del embarazo.

Para aumentar la probabilidad de éxito de la IA en comparación con el coito natural, el semen pasa por un proceso conocido como capacitación espermática. Este procedimiento permite concentrar la muestra en espermatozoides de mejor calidad y los activa para permitir la penetración en el óvulo.

La mujer también recibe un tratamiento hormonal que permite controlar el momento de la ovulación para hacerla coincidir con la inseminación. De esta forma se facilita el encuentro entre óvulo y espermatozoide.

Fecundación 'in vitro' (FIV)

Se trata de una técnica de mayor complejidad que la inseminación artificial. La FIV consiste en extraer los óvulos del ovario a través de la punción folicular para que, posteriormente, en el laboratorio, tenga lugar la fecundación.

En este caso, los embriones obtenidos se dejan en cultivo entre 3 y 5 días. Pasado este tiempo, se realiza la transferencia embrionaria al útero de la mujer a la espera de que ésta quede embarazada.

Existen dos formas principales de que ocurra la fecundación:

FIV convencional o clásica
los óvulos obtenidos se dejan en una placa de cultivo con una concentración determinada de espermatozoides capacitados a la espera de que al menos uno de ellos sea capaz de penetrar el óvulo y permitir la fecundación.
ICSI o inyección intracitoplasmática de los espermatozoides
se selecciona un espermatozoide y, mediante un microinyector, se deposita directamente en el interior del óvulo a la espera de que se produzca la fecundación (unión de los núcleos del óvulo y el espermatozoide).

Para someterte a un tratamiento de fertilidad, es necesario que confíes en la profesionalidad y la calidad asistencial de la clínica que elijas. Puesto que no todas son iguales, esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con la información detallada del tratamiento que necesitas, las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

La elección entre la FIV convencional y la FIV-ICSI dependerá de las características de cada paciente, aunque es cierto que cada vez son los centros de fertilidad que realizan ICSI.

Técnicas complementarias

Junto a estas técnicas de fertilidad básicas, existen otros procedimientos de reproducción asistida complementarios que permiten mejorar el éxito del tratamiento. Los más relevantes son:

Donación de óvulos y semen

Tanto en la inseminación artificial como en la FIV y la ICSI se puede emplear semen de donante.

Sin embargo, en caso de necesitar la donación de óvulos, no es posible emplear la inseminación artificial, por lo que se deberá realizar un tratamiento in vitro, ya sea FIV o ICSI.

Principalmente, se recurre a la donación de gametos (óvulos o espermatozoides) en los siguientes casos:

  • Ausencia de óvulos o espermatozoides propios.
  • Mala calidad en los gametos.
  • Presencia de alteraciones genéticas susceptibles de ser heredadas por la descendencia.

Si quieres información detallada sobre la donación de gametos, puedes visitar este enlace: Ovodonante, la mayor comunidad internacional de ayuda en la donación de óvulos.

El diagnóstico genético preimplantacional (DGP)

El Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP) es el análisis genético de los embriones antes de su transferencia para evitar enfermedades o alteraciones genéticas en los futuros hijos.

Esta técnica complementaria consiste en extraer una o un conjunto de células del embrión para analizarlas genéticamente y descubrir si existe alguna anomalía genética o cromosómica. Así, solo se transferirán a la mujer los embriones sanos, sin alteraciones que puedan dar lugar a enfermedades graves en el futuro bebé. Además, los embriones que carecen de anomalías cromosómicas tienen mayor probabilidad de implantar y de que el embarazo llegue a término.

Este análisis genético solo es posible al aplicar las técnicas de fecundación in vitro, preferiblemente la ICSI. El inconveniente del DGP es que hay riesgo de que no queden embriones para transferir si todos los embriones analizados están alterados genéticamente.

si deseas obtener más información acerca de esta técnica complementaria, visita este enlace: ¿Qué es el DGP o diagnóstico genético preimplantacional?

La congelación de gametos y embriones

La congelación de óvulos, espermatozoides y embriones permite optimizar los tratamientos reproductivos así como preservar la fertilidad.

En el caso de los óvulos y los embriones, el método de criopreservación empleado actualmente es la vitrificación. Este método es un sistema de congelación ultrarrápida que permite unas estupendas tasas de éxito, ya que no forma cristales.

Si necesitas congelar tus gametos o embriones para usarlos en el futuro, te recomendamos obtener este informe de fertilidad personalizado en 3 simples pasos.

Te permitirá conocer las clínicas de tu zona que cumplen nuestro riguroso criterio de calidad. Además, te llegará un informe con consejos útiles a la hora de visitar las clínicas.

En el caso del semen, se utiliza la congelación lenta en lugar de la vitrificación.

Puedes obtener más información en este enlace: ¿En qué consiste la vitrificación de embriones?

Técnicas utilizadas en gestación subrogada

La gestación subrogada es un proceso de reproducción asistida por el que una mujer se ofrece a gestar el bebé de otra mujer, hombre o pareja.

Tipos de gestación subrogada según la TRA

Existen dos tipos de gestación subrogada en función de la técnica reproductiva (TRA) aplicada para lograr el embarazo de la gestante:

La gestación subrogada incompleta o tradicional
se emplea la técnica de inseminación artificial, lo cual implica que la gestante sea, además, la mujer que aporta la dotación genética femenina al futuro bebé.
La gestación subrogada completa o gestacional
se aplican las técnicas de fecundación in vitro (FIV convencional o ICSI) para lograr el embarazo de la gestante. Esto permite que los óvulos empleados sean de la futura madre o de una donante.

En la actualidad, la gestación subrogada tradicional no suele aplicarse, pues, como hemos comentado, ello supone que la gestante sea, además, la madre biológica del niño al que ha dado a luz.

Lo habitual es realizar una fecundación in vitro y así permitir que la futura madre pueda ser la madre biológica de su hijo, a pesar de no gestarlo.

La gestación subrogada es el tratamiento de reproducción asistida que más engaños y dudas genera. La transparencia es uno de nuestros rigurosos criterios a la hora de recomendar clínicas y agencias. Puedes usar esta herramienta para obtener un informe de situación actualizado con todos los detalles para resolver tus dudas y evitar engaños.

En caso de que la futura madre o madre de intención no pueda aportar los óvulos, se recurrirá a una ovodonante. En estos casos suele ser una mujer diferente a la gestante para evitar el vínculo genético entre ésta última y el bebé. De este modo se reduce al máximo su implicación en el proceso.

Técnicas complementarias

La criopreservación de los embriones que no se transfieren también es común en casos de gestación subrogada. Así, si la gestante no se queda embarazada a la primera, no se ha de comenzar el ciclo desde el principio. Si se produce esta situación, se desvitrifican los embriones y se procede a otra transferencia para intentar de nuevo el embarazo.

También se puede emplear el DGP en los casos de gestación subrogada. En algunos países, como Estados Unidos, el estudio genético a los embriones se hace de forma rutinaria e incluso se permite la selección del sexo del bebé. Sin embargo, generalmente, el DGP no se realiza a menos que haya una indicación médica para ello.

Preguntas de los usuarios

¿Por qué no se suele utilizar la inseminación artificial en un embarazo subrogado? ¿No sería más barato hacerlo así?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

El motivo principal por el que se utiliza la FIV en lugar de la inseminación artificial es evitar que la gestante sea la madre biológica del bebé.

En la FIV se utilizan los óvulos de la madre de intención y el semen del padre intencional, por lo que serían ellos los padres biológicos del niño. En caso de que no puedan ser ellos los que aporten los óvulos o el semen, se utilizarían gametos de donantes, pero nunca los óvulos de la gestante. Así, se reduce el impacto psicológico a la hora de entregar el bebé a los padres de intención.

¿La fecundación 'in vitro' en maternidad subrogada se hace igual que en los tratamientos propios?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Sí, la única diferencia es que la transferencia de embriones se hace a una tercera persona: la gestante. Por lo demás, el proceso es el mismo.

Se hace la estimulación ovárica y la punción folicular a la madre de intención o a una donante de óvulos. Luego, se procede a la fecundación en el laboratorio por FIV convencional o por ICSI, se cultivan los embriones y se selecciona el mejor o los mejores para la transferencia al útero de la gestante. Los embriones sobrantes se congelan para poder utilizarlos más adelante en caso necesario.

¿Se puede utilizar alguna técnica para elegir el sexo del bebé en gestación subrogada?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Si, pero en la mayoría de países la selección del sexo solo está permitida con fines terapéuticos, es decir, para evitar una enfermedad grave en la descendencia. Sin embargo, en algunos países (p. ej. Estados Unidos) está permitida la selección no terapéutica del sexo, tanto en tratamientos de FIV propios como en gestación subrogada.

Entra en este enlace para más información sobre la selección del sexo: Elegir el sexo del bebé.

Lectura recomendada

En este artículo hemos comentado que la técnica de reproducción asistida más empleada en los procesos de subrogación uterina es la FIV. ¿Quieres conocer en qué consiste este procedimiento? Descúbrelo en este artículo: ¿Cuáles son los pasos de la FIV?

Por ultimo, aunque hemos dicho que no suele aplicarse en casos de subrogación de útero, quizá te resulta interesante este artículo para entender la razón por la que se emplea generalmente la FIV: ¿En qué consiste la inseminación artificial?

Hacemos un gran esfuerzo para ofrecerte información de máxima calidad.

🙏 Por favor, comparte este artículo si te ha gustado. 💜💜 ¡Nos ayudas a seguir!

Bibliografía

Edwards, RS (1995). Principles and practice of Assisted Human Reproduction. Brody SA eds. Philadelphia: W.B. Saunders Co.

Grupo de Interés de Centros de Reproducción Humana Asistida del Sistema Nacional de Salud (2002). Criterios para la utilización de los recursos del Sistema Nacional de Salud Español en técnicas de reproducción humana asistida Rev Iberoam Fertil; 19(1): 5-31.

Jones H.W. and Schrader C. (1988): In-Vitro Fertilization and Other Assisted Reproduction. Annals of The New York Academy of Sciences, Vol. 541, New York.

Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida. Jefatura del Estado «BOE» núm. 126, de 27 de mayo de 2006 Referencia: BOE-A-2006-9292

Matorras R. (2002). La reproducción asistida en el sistema sanitario público español. Rev Iberoam Fertil; 19 (2): 103-108.

Matorras R, Hernández J (eds) (2007). Estudio y tratamiento de la pareja estéril: Recomendaciones de la Sociedad Española de Fertilidad, con la colaboración de la Asociación Española para el Estudio de la Biología de la Reproducción, de la Asociación Española de Andrología y de la Sociedad Española de Contracepción. Adalia, Madrid.

National Callaborating Center for Women’s and Children’s Health. Fertility: assessment and treatment for people with fertility problems. Clinical Guideline February 2004. Recuperado el 22 de agosto de 2018 de http://www.rcog.org.uk

Pellicer A, Alberto Bethencourt JC, Barri P, Boada M, Bosch E, Hernández E, Matorras R, Navarro J, Peramo B, Remohí J, Riciarelli E, Ruiz A y Veiga A (2000). Reproducción Asistida. En: Documentos de Consenso SEGO; 9-51.

Santamaría Solís, L. (2000). Técnicas de reproducción asistida. Aspectos bioéticos. En: Cuadernos de Bioética/1ª. Asociación Española de Bioética y Ética Médica (AEBI).

Schmidt L, Münster K. Infertility, involuntary infecundity, and the seeking of medical advice in industrialized countries 1970-1992 (1995): a review of concepts, measurements and results. Hum Reprod; 10: 1407-18.

Sociedad Española de Fertilidad (SEF) (febrero de 2012). Saber más sobre fertilidad y reproducción asistida. En colaboración con el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad del Gobierno de España y el Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud.

The ESHRE Capri Workshop Group. Intrauterine insemination. Human Reproduction Update, 2009; 15 (3): 265–277.64

Vayena E, Rowe PJ, Griffin PD, (eds.) (2002). Current Practices and Controversies in Assisted Reproduction. Report of a meeting on "Medical, Ethical and Social Aspects of Assisted Reproduction", World Health Organization, Geneva.

W.N. Spellacy, S.J. Miller,A. Winegar (1986). A pregnancy after 40 years of age. Obstet Gynecol, 68, pp. 452-454

Zegers-Hochschild F, Adamson GD, de Mouzon J, Ishihara O, Mansour R, Nygren K, Sullivan E, Vanderpoel S, for ICMART and WHO. Glosario de terminología en Técnicas de Reproducción Asistida (TRA). Versión revisada y preparada por el International Committee for Monitoring Assisted Reproductive Technology (ICMART) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Red Latinoamericana de Reproducción Asistida en 2010 Organización Mundial de la Salud 2010.

Preguntas de los usuarios: '¿Por qué no se suele utilizar la inseminación artificial en un embarazo subrogado? ¿No sería más barato hacerlo así?', '¿La fecundación 'in vitro' en maternidad subrogada se hace igual que en los tratamientos propios?' y '¿Se puede utilizar alguna técnica para elegir el sexo del bebé en gestación subrogada?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Andrea Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo
 Marta Barranquero Gómez
Marta Barranquero Gómez
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV) y especializada en Reproducción Asistida por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) en colaboración con Ginefiv y en Genética Clínica por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH). Más sobre Marta Barranquero Gómez

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.